TRAYECTORIA PROFESIONAL ANTES DE LLEGAR A LA OSTEODANZA

 

rocio lindo 2Queridos lectores,

Antes de comenzar a contarles lo que  significa Osteodanza me gustaría hablarles un poco de mi trayectoria profesional, gracias a la cual llegué a descubrir los recursos personales que me llevaron a trabajar en esta técnica.

 

Rocío Martín Lindo. Fundadora de Osteodanza

piesDurante 7 años de mi vida realicé  una exigente  formación  en ballet clásico, acompañada en todo momento de un profesor que me decía palabras como estas:

“Nunca llegaras a nada. Sólo tienes físico, pero no tienes cabeza…”

Aún así continúe formándome como bailarina y conseguí llegar a trabajar en Staad Theater am Mainz (Alemania). En este  lugar  sufrí un bloqueo físico y psicológico (diagnosticado años más tarde) y decidí  renunciar a mi contrato laboral. Según Aucouturier (2013), la reacción frente al miedo puede hacernos escapar del peligro mediante la fuga o provocar inmovilidad (miedo helador, petrificante del cuerpo y pensamiento). Estos bloqueos ocasionaron:

A NIVEL FÍSICO:

  •  Rigidez corporal, especialmente en mis brazos.
  • Ciática.
  • Alteraciones en el peso corporal.
  • Dificultades en el equilibrio.
  • Problemas  de coordinación.
  • Falta de seguridad en los desplazamientos (saltos).

A NIVEL PSICOLÓGICO:

  • Inseguridad.
  • Dificultad para expresarme verbalmente.
  • No podía aprender las coreografías con fluidez.
  • Pánico escénico que me hacia olvidar las coreografías.
  • Vergüenza.
  • Problemas en la escucha musical.

 

 

Cuando llegué a Madrid  quise investigar en otras técnicas corporales ya que descubrí que mi formación inicial tenía carencias que consideraba importante completar antes de dedicarme a la enseñanza de ballet clásico.

En esta búsqueda  me parecía absolutamente necesario un acercamiento al alumno desde una perspectiva integradora.

Mi entrenamiento como bailarina no progresaba a razón de las horas que trabajaba  y emocionalmente no podía expresarme. La danza clásica acentúa el valor de la técnica sin poner atención a cómo afecta al bailarín. (Levy, 1992).

foto_osteopatiaFui acercándome a diferentes prácticas corporales como el Quiromasaje Terapéutico, la Kinesiología Aplicada y la  Osteopatía. Después de este profundo trabajo corporal, me sentía preparada para vivenciar mi cuerpo y realicé un módulo de formación en Psicomotricidad Vivenciada.

Con la Psicomotricidad Vivenciada pude sentir parámetros  corporales que en mi entrenamiento como bailarina hacía tiempo que no terminaba de poder controlar, incluso a través de mis horas de ensayo. Vivencié el equilibrio/desequilibrio y entendí por qué había perdido capacidad de giro. Cuando comencé a sentir la coordinación y descoordinación en el movimiento, pude aprender a mover mis brazos en libertad. Cuando aprendí lo que significaba tono muscular, entendí mis alteraciones de peso corporal. Cuando comencé a vivenciar el desplazamiento en la sala pude comprender por qué  no me sentía segura practicando saltos desplazados por el aula de danza.

 

PSICOMOTRICIDAD VIVENCIADA, CUERPO Y DANZA

 

Entendiendo la Psicomotricidad como una disciplina que aborda el desarrollo integral del niño y del adulto, como globalidad, se crea un proyecto: la Escuela de Práctica Psicomotriz, Psicopraxis. Este proyecto combina la formación del psicomotricista con la práctica de la psicomotricidad en sus tres campos de actuación: la educación, la reeducación y la terapia.

Para comprender qué es la Psicomotricidad es necesario contemplar a la persona como unidad, cuya actividad está articulada por diferentes sistemas neurofisiológicos, psicológicos y sociales, que interactúan entre sí. Esta disciplina va a decodificar la significación que el cuerpo y el movimiento en relación generan a partir de la observación del tono, la postura, la actitud, la mirada, la gestualidad, el movimiento, etc.

De la escucha de esta manera de ser y estar particular del sujeto obtendremos las señales de salud, desarrollo, o por el contrario de enfermedad, discapacidad y no evolución de este.

En definitiva, la Psicomotricidad recupera el lugar del cuerpo desde una perspectiva integradora, donde se contemplan los deseos, las motivaciones, las carencias, donde el acto motor no está tomado en cuenta desde la segmentación, sino desde la globalidad. (Pascual, 2012)

Tuve la oportunidad de trabajar como psicomotricista/profesora de danza de adultos entre 60 y 80 años. Durante el periodo que trabaje  en  Espacios para Mayores (Obra Social Caja Madrid) tuve la  posibilidad de observar diferentes cualidades y calidades de movimiento en los alumnos, aportando una práctica interesante para proseguir mi formación  en  Psicomotricidad Terapeutica.

La Psicomotricidad Terapéutica es una formación personal práctica y teórica dirigida a profesionales cuyo interés se centra en el ámbito terapéutico (dificultades motrices, emocionales, conductuales, intelectuales y sociales) y que comprende todas las etapas vitales de la persona, desde el niño al adulto (extraído de www.psicopraxis.com)

 

bailarinaVolví progresivamente a tomar clases de danza, a enseñar ballet clásico y pude volver a bailar sobre el escenario.

Cuando comencé a enseñar  ballet clásico es cuando me di cuenta de la aportación que la  Psicomotricidad  hacia  a  la danza.

El Psicomotricista/Profesor de danza puede  hacer una escucha al alumno desde donde es y está, respetando sus cualidades de movimiento y favoreciendo la interiorización de la danza a través de 3 parámetros:

  • Motor: Se vivencian parámetros corporales necesarios para la formación como bailarín/a (espacio, tiempo, apoyos, desplazamientos, equilibrio.)

  • Emocional: Favorecer el desarrollo de la expresión creadora a través de sus propias coreografías.

  • Intelectual/Social: Favorecer  la expansión de la  capacidad de aprendizaje de los pasos de danza.

 En estas clases también me di cuenta que Osteopatía, Kinesiología y Quiromasaje Terapéutico eran complementos para que el alumno pueda entender el movimiento de manera mucho más  integradora.

  • Osteopatía: La estructura gobierna la función. (Taylor, 1874)
  • Kinesiología Aplicada: Es un método que utiliza test musculares  para descubrir desequilibrios energéticos en nuestro cuerpo y corregirlos. Por medio del test muscular establecemos un dialogo con el cuerpo utilizando mudras como puente de interpretación. El test muscular es el polígrafo que nos permite dialogar con nuestro cuerpo. (Álvarez, 2014).
  • Quiromasaje Terapéutico: Es el conjunto de manipulaciones, que con las manos se ejercen sobre los distintos tejido del cuerpo. (Cobo, 1995).

De esta manera la observación del alumno comenzó a ser más individualizada y así fue naciendo Osteodanza.

 Osteodanza es  un método  de  danza en cual el alumno a través del movimiento/danza vivencia su cuerpo para conocer su estructura corporal y la relación de ésta con sus emociones. Favoreciendo el despertar de la sensibilidad del movimiento.  Facilitando el conocimiento de las capacidades naturales  de movimiento y facilitando la búsqueda de recursos para aquellos movimientos que no pueden desarrollarse de manera tan natural.

Esta práctica corporal previene o restablece la movilidad perturbada en lesiones físicas  y a su vez  previene  alteraciones emocionales.

Esta práctica  es complementaria al aprendizaje de otras técnicas corporales (Ballet Clásico, gimnasia rítmica, etc.…)  ya que fomenta la creatividad corporal a través de creaciones  coreografías que el alumno va realizando con sus parámetros corporales.  Cuando son vivenciados estos parámetros corporales hay una facilidad  mayor para el aprendizaje de técnicas complementarias que el alumno está  aprendiendo. Estas pequeñas coreografías es una integración de la sesión  de Osteodanza.

La Psicomotricidad  puede nutrirse de Osteodanza en tres áreas bien diferenciadas:

  • Motor: A través del Método Vaganova (Vaganova, 1934) que va a favorecer el desarrollo de parámetros corporales (apoyos corporales, coordinación, equilibrio etc.).
  • Emocional: Desarrollo de la Expresión Creadora a través de pequeñas  coreografías realizadas por el alumno.
  • Intelectual Social: Favorecer la comunicación con uno mismo y con el otro.

 

DESARROLLO DE UNA SESIÓN DE OSTEODANZA

Una sesión tiene una duración aproximadamente de una hora o una hora y quince minutos, una vez en semana, dependiendo de edades y necesidades del alumno. Realizamos trabajos generalmente grupales y si algún alumno demanda una sesión individual se lleva a cabo.

 RUEDA INICIAL:

BARRASe  comienza con un encuentro  en el que las alumnas puedan contar cómo se encuentran y qué necesidades corporales tienen, dependiendo de estas necesidades utilizamos  recursos del protocolo de una clase de danza del Método Vaganova.

  • Suelo: Desarrollo de apoyos corporales y toma de consciencia corporal.
  • Barra: Desarrollo  de ejercicios de danza clásica  para el desarrollo  de flexibilidad, lateralidad, coordinación.
  • Centro: Desarrollo de ejercicios de centro semidirigidos para facilitar  la fluidez del movimiento.

Como desarrollo central de la  clase hay una ejecución de movimientos para favorecer una mayor consciencia en la columna vertebral  y una  relación anatómica / emocional para  que el alumno pueda conocerse mejor (alumnos adultos).

En  caso que algún alumno necesite de una manipulación ósea por alguna molestia que perturbe su movimiento  se lleva a efecto. Si el alumno necesita  de un diagnóstico muscular contamos con la ayuda de un Kinesiólogo  para entender el movimiento muscular del alumno.

Cada día la propuesta de movimiento es diferente,  personalizando en un alumno u otro.

DANZA:

movimientoEn esta  segunda parte  se  invita al alumno a moverse, danzar o bailar desde la libertad de movimiento. La música que utilizamos es de todo tipo con objetos que favorezcan el movimiento o también sin objeto. En este momento de la sesión  es donde  el  Psicomotricista/ Profesor de Danza  desarrolla  la observación de capacidades y limitaciones de  los alumnos  en donde  poder desarrollar  diferentes conclusiones y de esta manera poder ofrecer  devoluciones a  los alumnos en forma de movimiento. En el caso  que   observemos que el alumno necesita una forma    diferente de moverse  se   buscan  recursos del  ballet clásico utilizando paso a dos, paso a tres (Método Vaganova).  Se busca la manera  en  el que el  alumno pueda encontrar en  su pareja de baile  sus  propias  capacidades de movimiento  y en el compañero encuentre un apoyo en su limitación  de movimiento y que  en estas   pequeñas danzas tenga lugar un  momento para el dialogo no verbal de los alumnos.

En esta parte de la sesión y casi al final de la misma, si el  alumno  necesita  conocer, sentir o entender  algún movimiento  de otra  manera, el  Psicomotricista/ Profesora de Danza puede invitar al alumno a un pequeño baile donde favorecer el movimiento que no esté demasiado resuelto y dar un cierre  a las emociones que han surgido. Favorecer y facilitar  la confianza y seguridad en el movimiento del alumno.

En otras ocasiones  los alumnos pueden realizar  sus propias coreografías en donde poder trabajar sus parámetros corporales con las consignas de movimiento que  el Psicomotricista/Profesor de Danza va sugiriendo.  En  esta parte de la sesión  las alumnas se divierten mucho, pues se crean lazos de unión entre ellas, surgen historias interesantes  y conclusiones personales.

RUEDA FINAL:

En esta última parte  se hace una recogida de todo lo sucedido durante la sesión,  favoreciendo un espacio para que el alumno pueda contar qué movimientos ha descubierto, qué ha sentido. La sesión también puede cerrarse con una danza  grupal que signifique  algo para  los alumnos.

osteodanzaLa Osteodanza es una forma diferente de enseñar  a moverse o danzar al alumno. El psicomotricista va a encontrar un recurso  para que su paciente pueda encontrar nuevas sensaciones corporales, pues el Método Vaganova  favorece el desarrollo de sensaciones  y apoyos corporales con los que favorecer y facilitar la confianza y seguridad en el paciente; otro recurso importante para el psicomotricista es utilizar la música para simbolizar, y contar con otro apoyo  para la expresión emocional.  El profesor de danza va a encontrar  un método  en que el alumno va a poder vivenciar  parámetros como la coordinación, el equilibrio y el espacio que son indispensables para el aprendizaje técnico de la danza así como un lugar de desarrollo  para  la creatividad  que el alumno necesita en su desarrollo artístico.

 

CONCLUSIONES:

La observación efectuada en alumnos que practican Osteodanza semanalmente  durante tres años ha llevado a la reflexión de por qué la utilidad de esta técnica favorece el trabajo del psicomotricista. El alumno encuentra  una estabilización en los movimientos en los que se favorece los apoyos corporales y un conocimiento anatómico de su cuerpo. La libertad para danzar sin tener que seguir movimientos dirigidos en la segunda parte de la sesión les permite:

  • Consciencia corporal
  • Conocimiento de nuevos movimientos.
  • Recursos para movimientos más limitados.
  • Expresión de sus emociones.
  • Mejor relación consigo mismas.
  • Bellas relaciones grupales cuando se realizan  coreografías conjuntas.
  • Mayor confianza y seguridad.
  • En grupos de adolescentes, hablan de ser más conscientes de quiénes son y qué es lo que quieren para su futuro.
  • Las adolescentes también verbalizan sobre lo que las preocupa (imagen corporal, relaciones con otros…)
  • Auto-cuidado.

El profesor de danza va a recibir de Osteodanza:

  • Favorecer y facilitar que el alumno de danza pueda vivenciar parámetros corporales necesarios para el aprendizaje de la técnica de danza (equilibrio/desequilibrio, coordinación/descoordinación, utilización del espacio, desplazamientos, etc.…)
  • Favorecer  que el alumno pueda encontrar recursos para dirigir su propio movimiento.
  • Facilitar un espacio para la expresión de sus emociones después de trabajos corporales intensos (exámenes, festivales fin de curso etc…)
  • Favorecer la expresión creadora del alumno. Cuando favoreces la libertad del movimiento el alumno de danza va a poder bailar desde el puro placer del  movimiento.

 

Osteodanza es una forma de enseñar danza comprometida con el autoconocimiento del alumno y  desde el respeto por su anatomía. Fomentar la  relación del movimiento y la emoción para que el alumno pueda ser dueño de su propia historia de creatividad y movimiento.

 

AGRADECIMIENTOS

A Carlos Caraballo Lozano por el enorme apoyo  que  me  ha ofrecido para escribir este artículo.

A Carmen Pascual Moral que me está acompañando en este proceso de transformación  personal/profesional.

Al equipo de Psicopraxis,  pues  me ha facilitado una segunda carrera profesional y una mejor comprensión de misma como bailarina y como persona.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS:

Álvarez, M (2014): Kinesiología y Origen de la Enfermedad. Revista Espacio Humano (188), p.46

Cobo, D. (1995): Apuntes del curso de Quiromasaje Terapéutico. Instituto de Medicina Alternativa. Madrid: Inédito.

Levi, F. (1992): Dance Movement Therapy. A healing art. Virginia: National Dance Association, American Aliance for Health, Physical Education, Recreation and Dance.

Pascual, C. (2012): Identidad y Autonomía. Práctica Psicomotriz, Metodología Psicopraxis. Madrid-Burgos-Ibiza: Editorial La Casita de Paz.

Vaganova, A. (1934): Fundamentos de la Danza Clásica. Iskusstvo. Leningrado.

 

REFERENCIAS ELECTRONICAS

Aucouturier, B. (2013): Cuerpo, emoción, y afecto en el niño. www.revistadepsicomotricidad.com. Extraído de http://www.revistadepsicomotricidad.com/2013/10/cuerpo-emocion-y-afecto-en-el-nino.html

www.casinatural.com

www.osteodanza.com

www.psicopraxis.com

MENU

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies